25N | Un año más y nada ha cambiado

Hace justamente un año el Gobierno de España me concedió el Reconocimiento a la lucha contra la violencia de género por mis investigaciones sobre la situación de las mujeres porteadoras en la frontera de Marruecos y Ceuta.

Como si fuese el título de alguna canción de un triste cantautor “un año más y nada ha cambiado”, así ocurre en la situación de las porteadoras. Honestamente esto no es del todo cierto, ya que en un año han ocurrido muchas cosas y algunas realmente dolorosas. Durante este año: Fátima Bushra ha muerto mientras esperaba para entrar en al polígono del Tarajal; miles de mujeres porteadoras han dormido cientos de noches a la intemperie esperando ser las afortunadas que logran un ticket con el que poder trabajar; miles de porteadoras han dormido en la calle, y tras agotar sus últimos ahorros, no han podido trabajar; a miles de porteadoras le han requisado la mercancía y ahora se ven obligadas a pagar su deuda con el cliente de la mercancía; cientos de porteadoras han sido objeto de golpes, agresiones, abusos, insultos por parte las autoridades y comerciantes; centenares de porteadoras han recibido violencia física, provocándoles roturas de huesos y enfermedades renales; cientos de mujeres porteadoras están sufriendo ahora mismo secuelas de un maltrato psicológico generado por su trabajo tales como: ansiedad, depresión, estrés, etc. ¡Ah! y además, se ha pasado de cargar con el fardo en la espalda al uso de carritos

También, en este año ha habido cierres temporales del paso fronterizo para el porteo, lo cual es un claro estandarte de violencia económica hacia estas mujeres. También, se ha utilizado la frontera y el comercio atípico en la campaña electoral municipal, por todos los partidos políticos, pero ¡ojo! deshumanizando esta cuestión e invisibilizando el trabajo que realizan las porteadoras. También, durante este año, se ha precarizado -aún más- las condiciones laborales de las porteadoras -menos días de trabajo, más cortes al porteo, más requisa de mercancía…-, ejerciendo así una violencia salarial contra estas mujeres. También, durante este año las porteadoras han resistido al miedo de las amenazas y a la extorsión del gobierno marroquí sobre su intención de acabar con el porteo.

PUBLICIDAD

No se reconoce que la actividad laboral que realizan las porteadoras sea un trabajo

Entonces, ¿por qué decir que nada ha cambiado en un año? Pues porque los cambios siempre son en la misma tendencia: hacer más vulnerable el trabajo de las porteadoras; y esto es desde el inicio de la situación. No se reconoce que la actividad laboral que realizan las porteadoras sea un trabajo, y, por ende, esta actividad no esta regulada y está fuera todos los convenios laborales, de todos los derechos laborales y son sujetos ajenos a las inspecciones laborales. Simplemente, las porteadoras son vistas para los órganos reguladores como mujeres marroquíes que entran en Ceuta a realizar compras para su uso diario. El objetivo: excluirlas de sus derechos laborales e invisibilizarlas como sujetos de derechos humanos.

Mujer porteadora tirada en el suelo
Mujer porteadora tirada en el suelo / Antonio Sempere

Ante este escenario, hemos sido asociaciones, colectivos sociales, investigadores, periodistas, fotoperiodistas y activistas sociales -nacionales e internacionales- quienes hemos intentado que los poderes políticos, económicos y sociales tanto europeos, como españoles y marroquíes, actúen para mejorar la situación de las mujeres porteadoras. Y año tras año, nada ha cambiado. Ellas siguen muriendo, y también muriendo en vida en la frontera; y todos seguimos con nuestras vidas haciendo lo que podemos -supuestamente- para acallar nuestra conciencia.

Cuando recibí el reconocimiento hace un año, pensé en que el Gobierno español se tomaba en serio esta situación, que no iba a dejar que miles de mujeres, día a día, trabajasen en estas condiciones, que iba a implementar medidas para mejorar la situación -medidas que estaban ya analizadas, testadas y consultadas a las porteadoras por parte de la APDHA-, que iba a priorizar los derechos humanos de estas mujeres a los intereses políticos y económicos, que dialogaría con Marruecos sobre como mejorar la situación de las porteadoras, superando históricos intercambios de cromos como es la gestión de la política migratoria… pero no. No paso nada de esto. Fue una quimera. No estoy diciendo que no quisieran hacerlo, que no tuviesen intención política, pero si que me atrevo a señalar que, si lo intentaron les faltó empuje. Que no se atrevieron a poner los derechos humanos en el centro del debate político. No pensaron en las mujeres porteadoras. No defendieron sus derechos. No hicieron nada.

Las violencias patriarcales siguen imperando impunemente en el circuito de las porteadoras

Un año después todo sigue igual. Las violencias patriarcales siguen imperando impunemente en el circuito de las porteadoras. Están ahí, algunas más sutiles y otras más invisibilizadas, pero están muy presentes. La violencia estructural, la violencia física, la violencia sexual, la violencia simbólica y la violencia psicológica forman parte de la cotidianidad de las mujeres porteadoras; mientras todas miramos para otro lado, y, quizás esto se deba a que las porteadoras son mujeres y, además, racializadas.

Autor: Cristina Fuentes Lara

Doctora en Estudios Migratorios desarrolló su investigación doctoral sobre la situación de las mujeres porteadoras en la frontera de Ceuta. Actualmente es Profesora en el área de Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos e investigadora en la Universidad Francisco de Vitoria. Sus líneas de investigación son género y migraciones. Activista social que colabora con asociaciones como APDHA, Federica Montseny y la Barraca Trasfronteriza.

Compartir esta noticia

1 Comentario

  1. Gracias Cristina por recordarnos que si que ha cambiado algo en la vida cotidiana de las portadoras.
    Gracias por no dejar que me duerma a pierna suelta pues he acudido a la manifestación de hoy.
    Gracias por no dejar que olvide la realidad.

    Publica una respuesta

Deja un comentario

Left Menu Icon