El equipo PREMECE destaca la necesidad de dedicar tiempo a los menores que migran solos

El proyecto de Prevención de la Delincuencia con menores que migran solos en Ceuta ha estado 15 meses interviniendo en calle. Han trascendido algunas conclusiones del informe que presentaron este viernes a los cuerpos policiales y miembros del Área de Menores. La principal idea es que a cuanto más tiempo le han podido dedicar a cada chico las trabajadoras, más se ha dejado ayudar

Por esto mismo afirman que de los 229 menores con los que dicen haber tenido contacto, el 30% o volvió a Marruecos o subió al Centro de Menores de La Esperanza. La «alta movilidad» de estos menores es el principal escollo, que afirma Premece tener, para dedicarles tiempo. Por esto explican que los datos se podrían leer como que «han abandonado la calle casi todos los menores en los que el tiempo de intervención ha sido el adecuado».

Una muy mala opinión del centro de menores

PUBLICIDAD

El Foro de Ceuta ha tenido acceso a otros datos del informe, que señalan que esta misma instalación podría ser el principal motivo que arguyen los mismos chicos para estar en calle. Más de la mitad tienen una «muy mala» opinión del Centro de Menores, aunque hay otras razones, como la de querer llegar a la Península en cuanto antes.

El lunes hay una reunión dentro del Menores en que se pondrá sobre la mesa las posibilidades de construcción de un nuevo centro de menores. Una de las primeras premisas que han trascendido es que se descarta rehabilitar la antigua prisión de Los Rosales como centro de menores, pero no el emplazamiento, muy próximo al actual centro de realojo.

Obras en el centro de la Esperanza / Antonio Sempere

Más menores sin acompañamiento y menos delitos

Una conclusión imporante que rompe estigmas es que aunque los datos de la Fiscalía muestran que cada vez hay más menores sin acompañamiento familiar que llegan a Ceuta, los índices de actos delictivos por este colectivo no han crecido. Es más, desde Premece afirman que el Instituto Nacional de Estadística muestra una tendencia a la baja. Más reseñas de ingresos por la Dirección General de Policía pero menos «medidas judiciales impuestas a menores de este perfil». «Los menores extranjeros no acompañados en la ciudad cometen menos infracciones desde que está el equipo DRARI en calle«, sentencian.

El equipo Drari, formado por trabajadoras sociales de Premece, afirma haber «realizado unas 4.000 asistencias sanitarias y de higiene, 50 acompañamientos al hospital, 50 acompañamientos por cuestiones jurídico-legales (reseñas, determinación de edad, denuncias), 51 actividades deportivas y educativas y 41 de ocio en la calle».

Autor: Gabriel Barba

Compartir esta noticia

Deja un comentario