La masonería ceutí se presenta en sociedad con la igualdad por bandera

El Triángulo de Hércules de Ceuta, del Gran Oriente de Francia, se creó hace un año. Se trata de una estructura previa a la Logia y cuenta con 12 «hermanos y hermanas» caballas. Este martes a las 20.00 horas la Biblioteca acoge «Mujer y masonería»

Este movimiento intelectual quiere romper tópicos que lo clasifican de secta. Para terminar con el oscurantismo que rodea a estos intelectuales, la masonería ceutí quiere darse a conocer. Aseguran que entrar en el Triángulo es complicado, requiere de varias pruebas, pero que salirse, «todo lo contrario que en un movimiento sectario», es tan fácil como enviar un correo.

La masonería no es una cosa de hombres

PUBLICIDAD

La Venerable Maestra de la Logia Tartessos de Sevilla, Teresa Bellido, será la encargada de versar sobre el papel de la mujer en la masonería. Bellido afirma que la consecución de derechos de las mujeres en las fraternidades ha sido paralelo al de la sociedad. «Hay un concepto erróneo«, ha avanzado la Venerable Maestra, «que la masonería es cosa de hombres». Y se pregunta que cómo se puede hablar de fraternidad -uno de los eslóganes de los y las masones-, sin contar la mitad de la población.

Triángulo Hércules de Ceuta presentación Mujeres y masonería (2)
De izquierda a derecha: Lugalo, Germinal Castillo (presidente del Triángulo de Ceuta) y Teresa Bellido / El Foro de Ceuta

Ceuta y su pasado masón

«Pasear por la calles de Ceuta es pasearse por la calles de una ciudad masón», ha afirmado Belllido. En este sentido, hará un recorrido histórico por las masonerías y las luchas de las mujeres dentro de ella. Un personaje tan ilustre como Clara Campoamor fue masón, según ha asegurado. También ha recordado que uno de los hijos más ilustres de Ceuta, Sánchez Prado, también lo era.

¿Qué hacen los masones?

Lugado, nombre del Venerable Maestro de la Logia Pitágoras de Málaga, ha dado unas pinceladas de la función de la masonería. En sus actividades hay la vertiente esotérica y la exotérica. La primera va enfocada la «propia mejora de la persona«, «pulir la piedra bruta» en su jerga. La segunda tiene como horizonte «el progreso de la humanidad». Para esto, en las reuniones se proponen temas que son debatidos con «el método masón», que busca llegar a la verdad. Cuando existe un consenso, las ideas se difunden en círculos político-económicos y en las relaciones personales de los miembros de la logia.

Autor: Gabriel Barba

Compartir esta noticia

Deja un comentario