“Nuestra piel es una especie de traje que tiene que durar toda la vida”

El jefe del Servicio de Dermatología, Hakim Abdeselam habla sobre el cáncer de piel, un tumor considerado el más frecuente y que su prevención pasa por seguir una serie de recomendaciones

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común, y es uno de los pocos tumores que se pueden evitar, cuando se detecta y se trata a tiempo. Por eso, lo más importante para la prevención es una adecuada fotoprotección y una revisión dermatológica periódica, así como la autoexploración por parte de los pacientes. Con estas premisas, se podría prevenir la mayoría de los nuevos casos de cánceres de piel, según ha explicado el jefe del Servicio de Dermatología, Hakim Abdeselam, quien considera que, además de las medidas oportunas de prevención se debe “concienciar” a la población desde pequeño de que “los rayos ultravioletas son el factor más importante de cáncer cutáneo en la población”.

El tejido cutáneo es como “una especie de traje que tiene que durar toda la vida. La piel no se puede renovar, por lo que debemos cuidarla como si fuera un traje”, compara Hakim, y es que evitar una exposición prolongada al sol en las horas críticas, aplicar crema protectora cada dos horas, ya sea en la playa, campo o jugando cualquier deporte, y utilizar cualquier tipo de prenda para evitar las quemaduras, son algunas de las muchas recomendaciones que hay que realizar para cuidar el “traje” durante toda la vida.

Hay que cuidar el traje toda la vida

Asimismo, la gran mayoría de cánceres de piel están originados por una sobreexposición solar a lo largo de la vida y que pasan “desapercibidas”, ya que no producen “molestias”, hasta que la evolución del cáncer es “sintomática y es ahí cuando en algunas ocasiones se le detecta el cáncer de piel”, lamenta.

Con motivo del Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel, el doctor considera que es un buen momento para concienciar a la población y aprender que la incidencia del cáncer de piel aumenta cada año. De este modo, se detectan unos 3 o 4 caso al año de melanoma, el tipo de cáncer más agresivo que existe, debido a su alta capacidad de producir metástasis. Esta enfermedad puede afectar a cualquier persona, y a cualquier edad, pero es más habitual en “aquellas personas fotosensibles, con piel clara, y ojos claros”, apunta.

El doctor Hakim Abdeselam en su despacho / cedida

Por su parte, el jefe del Servicio de Dermatología aclara que dentro del cáncer de piel se encuentra el cáncer de piel melanoma (el más agresivo) y el cáncer de piel no melanoma que hace referencia a todos los tipos de cáncer que se producen en la piel. Los más frecuentes son el carcinoma de células basales y el carcinoma espinocelular y se diagnostican muchos al cabo del año en Ceuta. “Este tipo de cáncer no melanoma tiene una tasa de éxito de más del 90% en nuestra ciudad gracias a las intervenciones del equipo de Dermatología”, asegura Hakim.

Regla mnemotécnica ABCDE (nevus) para determinar el estado de los lunares e identificar melanomas

Según ha especificado Hakim Abdeselam, existe una regla nemotécnica llamada ABCDE que ayuda a identificar y determinar los lunares y posibles melanomas del cuerpo. Cada letra implica un tipo de característica para que el doctor tenga una pequeña guía del estado del lunar. La primera letra es de asimetría, la B es de borde porque la mayoría de los lunares al inicio son borrosos y con el tiempo pueden ir ensanchando; la C es de color; la D es de diámetro; y la E de evolución, esto quiere decir que con el tiempo puede ir variando en forma y comportamiento.

Recomendaciones para prevenir cáncer de piel

Para evitar el cáncer de piel se deben de tomar una serie de protecciones. En primer lugar, hay que hacer uso de la fotoprotección desde edades tempranas para no exponerse a los rayos ultravioletas. “La piel tiene memoria”, asevera Hakim, y es que una sobreexposición al sol puede hacer que el mecanismo de reparación celular deje de funcionar dando lugar a la posibilidad de un cáncer de piel.

En la misma línea, desde el equipo de Dermatología, llama al ciudadano para que consulte los índices ultravioletas antes de la exposición al sol y proteja a los niños del sol, ya que “no es recomendable que los más pequeños estén expuestos directamente al sol”. Además, “debemos de concienciar a los niños de los daños que puede llegar a provocar la exposición al sol”.

Por último, el dermatólogo informa también que hay que fijarse especialmente en las manchas que han cambiado de tamaño, color o forma, si tienen varios colores, si pican, si producen sangrado o si tiene un crecimiento progresivo.

“Todas las personas que tengan lunares deben observar su evolución y acudir al dermatólogo”.

Autor: Redacción

Compartir esta noticia

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *