OPINIÓN | Inexistente conciliación, verdad que incomoda

La conciliación familiar y laboral sigue siendo una de las grandes deudas de la sociedad con las mujeres. El 80% de las madres sufrimos dificultades para conciliar el trabajo y la vida familiar. 

PUBLICIDAD

Las mujeres socialmente somos visualizadas como madres, cuidadoras del hogar y no solo eso, sino que responsables de los roles reproductivos, productivos y comunitarios. ¿Cual es el rol que ha de ejercer la mujer en la sociedad actual? ¿Estamos obligadas a ser todoterreno? 

La autonomía de la mujer comienza por su independencia económica, un elemento clave para el disfrute del resto de derechos, por lo que la integración de la mujer al mercado laboral es esencial, aun cuando siguen existiendo aspectos muy controvertidos como son la igualdad de retribución por un mismo cargo desempeñado y la conciliación laboral y familiar. 

Después del 10N toca asumir responsabilidades, apretarse el cinturón y plantear medidas serias para que el sector femenino deje de estar precarizado. Necesitamos que se legisle con eficacia y se pongan en marcha a corto plazo medidas que den la vuelta a algunos datos oficiales incuestionables: la brecha salarial entre mujeres y hombres supera el 31%, el porcentaje de paro femenino supera en tres puntos al masculino, mientras que una de cada cuatro mujeres trabaja a tiempo parcial y son las trabajadoras las que en más de un 90% de los casos piden excedencia para hacerse cargo de los cuidados de hijas e hijos. 

Todos estos problemas que sufren las mujeres nos preocupan, nos quitan el sueño y es por eso que desde Unidas podemos planteamos medidas concretas y viables frente a la brecha salarial y la imposibilidad de conciliación que sufren las mujeres. 

Para luchar contra la brecha salarial, proponemos una ley de igualdad que considere discriminación una diferencia de más del 20% en las retribuciones, endureciendo así la consideración y el porcentaje que se recoge en el reciente real decreto sobre igualdad, que exige a los empresarios explicar diferencias salariales de más del 25%. Y no solo eso sino que damos un paso más y queremos  obligar a las empresas a que, en caso de que haya diferencias salariales de más del 20%, deban justificarlas ante los tribunales y puedan llegar a ser sancionadas por ello.

Proponemos reducir la jornada laboral a 34 horas semanales (siete horas de lunes a jueves y seis los viernes) sin reducción de salario. Asimismo planteamos flexibilizar los horarios y aprovechar el teletrabajo. Para los cuidadores de familiares impulsaremos  su entrada de pleno derecho en el Régimen General de la Seguridad Social.

Nuestros objetivos son muy claros, que la conciliación sea una realidad. Al igual que tenemos un sistema nacional de salud, necesitamos un sistema nacional de cuidados.  Es por eso que consideramos fundamental la gratuidad de las escuelas infantiles de 0 a 3 años porque muchas mujeres no pueden ir a trabajar porque no tienen medios para costearse la guardería. Es fundamental extender la etapa 0-3 que es una etapa educativa para que ningún niño y ninguna niña se quede sin una escuela infantil en la que poder estar mientras su madre, que es quien se ocupa mayoritariamente de sus cuidados pueda estar tranquila mientras trabaja teniendo la seguridad de que su hijo o hija está cuidado y en buenas manos. 

El feminismo no es una moda, es una cuestión de Estado. Decir que está de moda es desideologizar e invisibilizar el trabajo realizado desde hace mucho tiempo con mucho esfuerzo. El feminismo no es solo un movimiento social, es una teoría, una práctica política y una lucha cotidiana.  

Ojalá y algún día a todas las mujeres de este país,  no se nos exija hacer malabares para atender nuestra vida familiar y laboral. Esto sólo será posible si  Unidas Podemos está en el gobierno. Nosotras  lo único que garantizamos es que si la gente confía en nosotras, aplicaremos soluciones reales. 

Autor: Nabila Soliman Ali

Compartir esta noticia

Deja un comentario

Left Menu Icon