OPINIÓN: La militarización del mercado de las fronteras

Tras dos meses viajando e investigando sobre las fronteras de Chile-Perú; Perú-Bolivia y Bolivia-Chile, tuve tiempo para reflexionar sobre la insistencia de Zapata Barrero (2012) en el origen etimológico del concepto de frontera, es decir, “tierra que está en frente de otra y, por ende, es un límite entre dos territorios”. Sin duda alguna, esta definición tiene un marcado origen militar.

¿Y por qué reflexionaba yo sobre esto? Justamente, porque para explicar la porosidad o la impermeabilidad de las fronteras hay que mirar qué alianzas militares tienen los países fronterizos. Pasemos a los ejemplos fácticos. Tras el Acuerdo Schengen (1991), en las fronteras internas de la Unión Europea dejaron de existir los controles fronterizos entre los países miembros, pero, sin embargo, esto solamente fue algo tácito, puesto que, desde la configuración de la OTAN, las fronteras entre los países de la Unión no estaban militarizados, o sea, ¿qué sentido tiene “proteger” tu frontera de tu socio militar?

Actualmente, esta dinámica no solamente se puede explicar por los acuerdos militares, sino que hay que sumarle los intereses geopolíticos mercantiles, o sea, la militarización del mercado. La militarización de las fronteras ya no se ejerce sobre la línea fronteriza, sino que se externaliza creando fronteras verticales, que casualmente están cada vez más al sur. La frontera hispano-marroquí es un estandarte de esto, aunque esto lo podemos ver también en la frontera mexicano-guatemalteca, por ejemplo.

La semana pasada entraron 155 personas en tránsito migrante por Benzú. La frontera del Tarajal fue la última frontera visible que cruzaron los migrantes, pero antes de ésta, cruzaron el Estado-tapón de Marruecos, los campos de concentración de Sudán, del Chad y de Niger, que la Unión Europea a militarizado para “frenar” la llegada a su territorio. La externalización de las fronteras no es gratuita, la Unión Europea inyecta a sus países socios, en los controles de flujos migratorios, billones de euros en concepto de “Planes de Desarrollo” y “Cooperación al Desarrollo” como pago a la militarización y la violencia que ejercen sobre las personas en tránsito migrante.

Mahmud Traoré escribió el libro “Partir para contar” donde explicar su viaje migratorio desde Senegal hasta cruzar la valla del Tarajal. Al leer su historia como “cruzador de fronteras” siempre me surge la misma pregunta ¿será qué cuanto más septentrionales residimos, menos podemos apreciar que solamente vemos la punta del iceberg de la migración?

Print Friendly, PDF & Email

Autor: María Cristina Fuentes Lara

Doctora en Estudios Migratorios desarrolló su investigación doctoral sobre la situación de las mujeres porteadoras en la frontera de Ceuta. Actualmente es Profesora en el área de Periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos e investigadora en la Universidad Francisco de Vitoria. Sus líneas de investigación son género y migraciones. Activista social que colabora con asociaciones como APDHA, Federica Montseny y la Barraca Trasfronteriza.

Compartir esta noticia

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *