OPINIÓN: “Tras el Valle de los Reyes y el Valle de los Caídos llega la Gran Vía de Ceuta”

El Sr. Vivas acompañado de su candidato al congreso y candidato y candidata al senado realiza unas “brillantes y monumentales” declaraciones. ¿Dirá algo la Junta Electoral?.

Ni amor propio de los ceutíes “ni na de na” como decimos en Andalucía algunos y algunas. Será amor propio de una parte de los ceutíes hacia a los que usted se dirige y para los que gobierna porque, casi con total certeza, si sale usted alguna vez a pasear y hablar sinceramente con sus conciudadanos “periféricos” seguro que el concepto de amor propio al que usted alude se referirá a tener servicios, a tener sus calles en condiciones, a tener zonas verdes y de esparcimiento, entornos culturales y a veces hasta luz. Farolas no de 60.000€ sino muchísimo más baratas pero que les preste este servicio público fundamental.

En cuanto a que no es una obra para satisfacer su vanidad solo le podemos decir que posiblemente en origen esa fuera la finalidad pero visto el resultado final yo no sacaría mucho pecho y en cuanto al corazón de la ciudad discúlpeme que le indique que el corazón de una ciudad no reside donde usted desee sino donde esa sociedad es más vital, diversa y social. Quizás coincide con el lugar en el que usted y los suyos han gastado, casi dilapidado, tantos y tantos euros pero quizás no. Y recordemos que significa vanidad: Orgullo de la persona que tiene en un alto concepto sus propios méritos y un afán excesivo de ser admirado y considerado por ellos. ¿Vanidad?. No por favor, ¿quién lo podría pensar?.

Esta obra pretende prestigiar y mejorar la imagen de esta ciudad en el corazón de esta ciudad no olvidemos que ahí está el monolito de la guerra de África, la comandancia general y la catedral e iglesia. ¿Realmente con estas alusiones nos quiere usted hacer creer que esta obra es para todos y todas las ceutíes Sr. Vivas?.

Lo peor es que creo que lo dice con sinceridad que tiene tan interiorizado usted y su partido quiénes son todos los ceutíes que se olvida y olvidan de dos tercios de la población ceutí o más. No creo que a nadie extrañe cual es la casa fundacional de los jinetes de la involución ni su impronta. PP es lo mismo que ellos. Conque hubiese dicho usted el ayuntamiento que si es la casa, o debiera, de todos y todas las ceutíes le habría bastado. Pero su subconsciente y sus valores firmemente arraigados en su persona y partido le han delatado. Atribuye usted a símbolos culturales propios de una parte de la sociedad un carácter holístico, global, que no tienen.

Una manifestación del cariño a Ceuta es que no exista desigualdad social, que no haya carencias vitales en determinados barrios, que el paro no sea estructural, que los y las jóvenes tengan oportunidades y posibilidad de emancipación, que lo que se haga en la ciudad refleje la multiculturalidad existente para llegar a una interculturalidad real, etc. Estas entre otras serían muestras de un cariño real, no paternalista ni fingido, hacia Ceuta y la totalidad de su población.

Si hacemos un poco de historia y recurrimos a ellas parece que no se han aprendido las lecciones que ella nos da.

Cualquier persona es capaz de expresar lo que significa la expresión “obra faraónica”. Con este término se intenta identificar o calificar determinadas obras públicas con unas características comunes generalmente, obras sobredimensionadas, con grandes costos económicos, de discutible utilidad, discutible belleza, discutible impacto socioeconómico, etc.

Cualquier obra pública debería poseer una serie de valoraciones añadidas inherentes a la propia planificación de la obra en cuestión. Una es que el beneficio sea tangible y la otra resulta imprescindible que signifique la mejora en la gestión de lo que ya se tiene. ¡Y para TODOS y TODAS!.

Por lo que se convierte en un axioma revelador la siguiente premisa: los gestores y administradores públicos deberían “pasar” de las obras faraónicas a las obras necesarias, teniendo en cuenta la totalidad de las necesidades de absolutamente TODA la ciudadanía.

Otra forma de hacer política, sentir la vida y vivir en y para la sociedad que nos rodea es posible y necesaria.

La opción es sin dudas Unidas Podemos.

Autor: Podemos Ceuta

Compartir esta noticia

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *