REMITIDO | Soneto a la mujer muerta

Siete montes romanos, te coronan.
Mi novia mora, Abyla focense
curtida en su panícula castrense
que palmo a palmo su cuartel blasonan.

Si el sol y punta Almina se fusionan
Con llama cándida y virtud forense,
que la pasión, mantenga este suspense
que el pálpito en tu  vena te anexionan.

Te amé por tu mirada… Jebel musa
condenada al anhelo de la vida.
Montaña colosal, causa perdida

PUBLICIDAD

de voz secreta y a la vez confusa.
Sin sueño hazme soñar, gélida herida
de amor distante y de promesa ilusa

Autor: Juan M Aguiar Moreno

1 Comentario

Deja un comentario

Left Menu Icon